23 .9 .2015
:: AUTOS GANADORES DE LAS 1000 MILLAS - UNA RICA HISTORIA DEPORTIVA



En 26 ediciones, un total de 19 modelos de distintas marcas se consagraron ganadores tal como, en muchos casos, lo hicieran en las grandes carreras de velocidad de sus tiempos.
 
Si hay algo distintivo en los rallies de autos sport clásicos es la variedad como exclusividad de modelos que conforman su caravana. En sus 26 ediciones, las 1000 Millas Sport de la República Argentina ha tenido el privilegio de contar con piezas únicas, algunas especialmente llegadas desde los museos de Mercedes-Benz, BMW, Alfa Romeo o Audi, como otras que -con mucho orgullo- lucieron sus propietarios-coleccionistas.
 
No sólo por lo que representaron industrial o comercialmente, sino también desde lo estrictamente deportivo, los autos ganadores de la competencia de regularidad más importante de Argentina y Sudamérica, guardan una rica como valorable historia.


1- El Mustang de 1965, el modelo más exitoso desde el Ford A (se vendieron más de un millón de unidades), fue el primer consagrado en las 1000 Millas de 1989. Con este cupé deportivo, los máximos mandatarios de Ford quisieron competir directamente con sus rivales en un circuito profesional. La versión “fastback” (tercer tipo de carrocería del modelo) resultó la base sobre la cual se creó el Shelby GT350.
 
2 - El Alfa Romeo Montreal, presentado como un concept car en 1967 en la ciudad canadiense que le da su nombre, se transformó en el automóvil dominado por su motor. Aparte del T33, ningún otro modelo de la marca milanesa comparte su V8 de 200 CV. Tanto su carrocería, hecha de manera semi-artesanal por Bertone, como su corazón motriz, hicieron del Montreal un auto tan o más caro que un Jaguar E o un Porsche 911. Aunque equipase una mecánica derivada de competición, este Alfa nunca triunfó en las carreras de velocidad pero sí lo hizo en 1990 y 1994, en las 1000 Millas, bajo la conducción de Lorenzo “Lory” Barra.
 
3 - Del Maserati Mistral, que reemplazó al 3500GT, se fabricaron -entre 1964 y 1970: 830 cupés Mistral y 125 Mistral Spyder. También “Lory” lo hizo triunfar en las 1000 Millas de 1991. Este modelo está considerado como el diseño más bonito de Frua, y el modelo es reconocido como el jugador más destacado de la época.
 
4 - El Porsche 356 fue el primer deportivo producido por la marca alemana entre 1948 y 1965 con multiplicidad de éxitos en rallies, las 24 Horas de Le Mans, los 1000 kilómetros de Buenos Aires, la Mille Miglia, la Targa Florio y la Carrera Panamericana, así como en muchas otras competiciones. Mientras Fernando Sánchez Zinny logró con él -en 1992- la primera de sus cuatro victorias, el italiano Giuliano Cané, con la versión Speedster 1958, consiguió ser el primer extranjero en vencer en la edición de 1997.
 
5 - También fue el especialista europeo en las pruebas de habilidad y tiempos impuestos quien, representando al museo BMW, consiguió repetir –al año siguiente- pero al mando de un 328 Roadster. Este es el ejemplo típico de un auto que nació para las carreras pues, antes de su producción en serie (en total 464 unidades), un prototipo conducido por Ernst Henne se impuso en la carrera del Eiffel de 1936. Después llegarían los éxitos en las 24 Horas de Spa-Francorchamps, las Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans, esta vez, cubierto con una carrocería cupé de Touring.
 
6 - El Ferrari Dino 308 GT4 conformaba la gama de deportivos con motores de menos de 12 cilindros (equipa un V8) y fue concebido para competir con el Porsche 911. Con cilindrada de 3.0 litros y 225 CV, el reto del diseñó lo afrontó Bertone. El GT4 fue el único Ferarri 2 + 2 que nunca compitió con el apoyo de fábrica pero que le ha dado al Cavallino Rampante, en exclusiva y de la mano de “Pepe” Eliçabe, un lugar en el Álbum de Oro de las 1000 Millas, al triunfar en 1993.
 
7 - El Triumph Roadster TR-3 se diseñó con la idea de sacar al mercado un deportivo inglés que no fuera excesivamente caro, pero que mantuviera toda la clase y las prestaciones que se podían pedir para un automóvil de clase alta. En 1957 aparece la versión RT-3A donde -el diseño original- sufrió algunas modificaciones. En 1962, en tanto, sale al mercado el TR-3B, destinado a América, con cambios en la cilindrada y con la incorporación de una caja de 4 marchas sincronizadas. Estos autos ganaron tres veces las 1000 Millas: 1995 y 1996 con Sánchez Zinny de conductor y en 2011, con Daniel Erejomovich.
 
8 - Luciano Viaro fue el segundo italiano en sumarse a la lista de triunfadores y en dos de las tres ocasiones en las que triunfó (1999 y 2001), lo hizo con una Giulietta Sprint Veloce. Un auto que Alfa Romeo produjo en diferentes variantes con un rápido éxito en ventas y en resultados deportivos: en 1957 ganó el Rally de Córcega.
 
9 - Producto del hándicap a favor de los vehículos construidos pre guerra (hasta 1945), desde el 2002 a esta parte, sólo una vez (2011) se impuso un auto de la categoría F1 (fabricados entre 1-1-1961 y 31-12-1965). Empero, en el 2000, Martín Sucari con una Maserati 4CS 1100 fue el primero en comenzar con esta supremacía. Esta Maserati -que debutó en las Mille Miglia de 1931 (y después las ganó en 4 oportunidades en su clase), en 1934 de la mano del piloto Piero Taruffi, logró el quinto puesto en la general, superando a vehículos más potentes.
 
10 - Otro Alfa Romeo destacado en las 1000 Millas (2002, 2005 y 2008) fue el Alfa Romeo 6C 1750 GS. Su historia señala que fue diseñado especialmente para las competencias: Tazio Nuvolari lo condujo a la victoria en la IV Coppa delle Mille Miglia y Giuseppe Campari repitió la hazaña en 1931. Otras victorias incluyeron las 24 Horas de Spa, y el Tourist Trophy. Del 1750 se fabricaron seis series y cerca de 2.500 unidades.
 
11 - El binomio Buga-Tina en 2003 lograron la doble hazaña: ganar las Mille Miglia Históricas (primera dupla argentina en lograrlo) y las 1000 Millas y lo hicieron a bordo de un Bentley Type 1929. Un auto y una marca de gran prestigio en esos tiempos, tanto por la calidad como por los éxitos deportivos cosechados: Récords de velocidad y resistencia, participaciones en Indianápolis, la Isla de Man, Brooklands y Le Mans donde ganó en cinco ocasiones (1924, 1927, 1928, 1929 y 1930) pero en la edición de 1929, ocupando las cuatro primeras posiciones.
 
12 - En 2004, la primera sus tres victorias en las 1000 Millas, Claudio Scalise la consiguió con un Aston Martín Le Mans. Un auto que se destaca por sus bielas de aleación de magnesio y aluminio que permitieron aumentar la compresión a 7,5:1 y alcanzar los 70 CV. Este deportivo relanzó a la marca: Aston Martín vendió del Le Mans 129 ejemplares en los primeros años y además conoció grandes éxitos en las carreras inglesas y también en las competiciones continentales.
 
13 - El Bugatti Type 35 es considerado como el modelo de carreras más exitoso de la historia. Los números así lo atestiguan: innumerables victorias, campeón del mundo del Grand Prix en 1926 y vencedor de la Targa Florio de 1926 a 1929 y el GP de Mónaco de 1929. Todo empezó en el Gran Premio de Lyon de 1924, cuando Bugatti presentó un nuevo modelo con novedades jamás vistas anteriormente: un atractivo diseño aerodinámico, un motor de 2 litros V8, ruedas de aluminio con tambores ya incorporados entre otras características. También se fabricó el Bugatti Type 35A, que rodaba por las calles y permitió -a muchos amateurs- participar en carreras menos exigentes. Con este auto, el binomio Buga-Tina ganaron en 2006 y con una Bugatti Type 40 1927, Juan Tonconogy en 2010.
 
14 - Justamente, el Quíntuple logró sus otros cuatro éxitos a bordo del Riley Sprite 1936. Un auto que se destacó en Le Mans en 1934, terminando segundo, tercero, quinto y sexto, ganando la Rudge-Whitworth Cup, el Premio de Equipos, dos premios de clase, y el Premio Damas. También se distinguió en el Ulster TT, en Brooklands y en eventos más pequeños. El ingeniero y conductor, Freddie Dixon, fue responsable de importantes mejoras al motor y puesta a punto del chasis, creando una serie de "especiales" que explotaban aún más el diseño básico del Riley lo que contribuyó -en gran medida- a su éxito en la pista. Mike Hawthorn logró triunfar con el Sprite antes de incursionar en la F1 y consagrarse campeón del mundo.
 
Considerando toda esta historia, la siguiente es la opinión del Presidente del Club de Automóviles Sport, Diego Gutiérrez Eguía, sobre el Auto Sport y las 1000 Millas:
 
Las Mil Millas Sport de la República Argentina es una de las pruebas de autos Sport históricos, que valora la originalidad de los autos que participan.
 
A través del tiempo, a los autos Sport, los han dividido en autos Sport de competición, autos Sport de turismo, y autos Sport con doble propósito, turismo y competición.
 
El auto Sport histórico en general, no tiene muchos ítems de lujo ni de confort, pero el placer de manejarlo tal cual lo pensó su fabricante, es lo que prevalece.
 
El auto Sport histórico debe mantenerse como su constructor originalmente lo puso en las pistas y/o en las rutas. No debe ser modificado para mejorar su confort o su performance. No debe recibir una dirección asistida si su diseñador no lo previo, o una caja de velocidades diferente a la original, para que sea más fácil su manejo.
 
Este es el espíritu del auto Sport y este es el espíritu del Club de Automóviles Sport de la República Argentina con su 67 años de vida”.